No te hagas trampas

Me pasé 5 años de mi vida en la Universidad haciendo una Ingeniería (Informática) y nunca llegué a ejercer “de lo mío”

Antes de empezar el segundo año ya sabía que lo mío estaba en internet. Que la programación al uso no iba conmigo y que terminaría la carrera porque soy bastante cabezón.

Igual por eso alargué 2 años extra la carrera. (Aunque realmente influyeron otros temas que ahora no vienen al caso)

El asunto es que, años después y tirando la vista hacia atrás, he detectado ciertos hábitos que adquirí cuando aprendí a programar en la Universidad y que me han venido de lujo en el mundo de la automatización.

Definitivamente, el maldito Jobs tenía razón: todo es más fácil de hilar cuando unes los puntos hacia atrás.

Voy a contarte 4 lecciones que aprendí programando y me ayudan a automatizar mejor:

  1. Tu memoria es más frágil de lo que crees
  2. Hazlo simple (y recicla)
  3. Eso no va a funcionar a la primera
  4. No eres tan especial

¡Ah! Y añado una quinta extra que leí ayer en Twitter.

Son cosas que están en nuestra mano y que a veces parece que ignoramos para ponernos la zancadilla 😲😲

Tu memoria es más frágil de lo que crees

Esta semana estamos a tope con el Desafío Automatista intensivo y una las cosas que más he repetido en la formación (igual hasta me he puesto excesivamente pesado) es con el concepto de documentarlo TODO.

Escribir y hacer diagramas de cada paso que sigues es lo mejor que puedes hacer por tu yo del futuro:

  1. Te ayuda a detectar errores en tu planteamiento.
  2. Simplifica el mantenimiento de tu código. MUCHÍSIMO
  3. Permite que recuerdes qué diablos habías pensado ese día.

Sí, porque aunque ahora te parezca que todo está clarísimo, que nunca tendrás que tocar esa automatización perfecta y que te acordarás de todo… eso JAMÁS ocurrirá. Y luego insultarás a tu yo del pasado.

Y autoinsultarte está feísimo XD.

En mi caso, cuando trabajo con Make para automatizar intento seguir 4 reglas básicas:

  1. Para los procesos complejos hago un documento de definición (en Coda y dentro de poco en Notion) donde detallo toda la tarea, sistemas afectados y muchos otros asuntos relevantes.
  2. Aprovecho las notas para incluir comentarios de lo que hacemos en un módulo/paso concreto
  3. Asigno un nombre a cada paso (los que pone Make son muy genéricos) para verlo mejor de un vistazo.
  4. Siempre mantengo patrones de nombres consistentes, tanto a la hora de nombrar automatizaciones (escenarios) como al nombrar cuentas o conexiones.

Me intento asegurar que los nombres incluyen: proyecto + herramienta + funcionalidad

Un ejemplo que tengo en Automatistas, cuando un nuevo suscriptor responde al mail de bienvenida (sí, aún no me he migrado 100% a Make) 👇🏻

Hazlo simple (y recíclalo)

Ayer enseñaba una automatización en el Desafío:

  • Tenía más de 30 módulos
  • Multitud de rutas
  • Conectaba cerca de 10 aplicaciones diferentes.

Ante eso hay 2 tipos de personas:

👉🏻 Los que piensan: «WOW! Vaya pasada, ojalá montar algo así».

👉🏻 Los que entran en pánico y dicen: «ostras, eso seguro que puede hacerse más sencillo»

El tiempo (y unas cuantas ost***) me han llevado del primer al segundo grupo.

Así que cada vez que termino una automatización:

  • Reviso qué puntos podría simplificar o formular de otro modo.
  • Busco patrones y piezas que podrían ser útiles en otras automatizaciones
  • Las extraigo y las hago genéricas, como funciones independientes.
  • Elimino esos pasos de la automatización principal y en su lugar “llamo” a las funciones independientes

Un ejemplo: hace poco me di cuenta de que tenía para varios clientes un fichero de Google Sheets idéntico en el que buscaba ciertos valores y escribía otros. Solo cambiaba el ID del fichero.

Así que monté un escenario que recibía el ID como parámetro y se encargaba de todo el proceso.

Y quité esos 4 pasos de cada una de las automatizaciones de los clientes.

  • Escenarios más sencillos ✅
  • Mantenimiento mucho más optimizado ✅
  • Ansiedad reducida ✅

Vale, creo que esto se me está alargando y lo mismo me he puesto demasiado técnico hoy… así que vamos a dejar las 2 lecciones (y el extra que le leí a Daniel Arenillas por Twitter ayer) para el próximo jueves 😀

¡Por cierto! Si aún no has trasteado con Make y quieres darle una oportunidad puedes registrarte desde este enlace y tienes un mes gratis de la cuenta PRO.

Ahora sí. Hasta el jueves, automatista! 👋🏻👋🏻

PD: el tuit de Dani con más razón que un santo, es este. Ayer me volvió a pasar lo mism.

PD2: ya tengo casi decidido que habrá una segunda edición del Desafío Automatista. Si te quedaste fuera del primero por los pelos… escríbeme 😉

¿Tu primera vez por aquí?

Cada jueves envío un e-mail con un consejo accionable para mejorar tu relación con el tiempo y que puedas dedicárselo a lo que realmente importa.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Acepto la política de privacidad *