Maldito elefante morado

La semana pasada caracoles y hoy elefantes, sí. Estoy muy zoológico últimamente en la newsletter.

Esta semana yo tenía preparado otra historia, la verdad. Pero dicen que cuando hay un elefante en la habitación… mejor hablar de él que esconderlo debajo de la alfombra.

Mi elefante es morado, se llama Make y ha estado dando por saco en el salón prácticamente hasta hoy.

Por si no te has enterado: Make, la herramienta de automatización que más suelo mencionar por aquí, ha estado caída desde el domingo hasta prácticamente ayer por la tarde.

Con altibajos pero sin funcionar. Las automatizaciones, por suerte, sí que funcionaban.

Pero no podías acceder a ver tus procesos, ni crear nuevos, ni abrir cuentas… ni grabar los vídeos del Desafío Automatista (pero ese es otro tema que solo me afectaba a mí 😰).

Y bastante gente me ha escrito (con más o menos guasa) preguntándome por el tema y por cómo me afectaba todo esto a nivel profesional.

¿Ha sido una semana chunga? Pues sí, para que engañarte. La agenda que tenía planificada voló por los aires el lunes a primera hora y me he pasado la semana haciendo saltar forzosamente mis tareas de un día a otro.

Mi agenda de hoy y mañana pinta tal que así:

Pero tampoco ha sido mortal y, lo más importante, no he visto peligrar mi trabajo. Es más, creo que esta caída ha servido para apoyar aún más un tema del que suelo hablar casi tanto como de Make… pero que pasa más desapercibido.

Mi odio profundo a la herramientitis.

La cámara no hace al fotógrafo

¿Cómo consigues que la caída de la herramienta que más utilizas y mencionas no te deje herido de muerte?

Anteponiendo mentalidad a herramienta.

¿Me jodería que Make desapareciera mañana? Por supuesto. Muchísimo.

Pero porque me parece una herramienta tremendamente útil para conseguir mis objetivos. NO porque mi negocio dependa de Make.

La habilidad/superpoder/negocio/llámalo X de un automatista no viene de saber manejar una herramienta.

— ¡Hala, vaya fotón! ¿Con qué cámara la has hecho?

— Con mis ojos.

La habilidad automatista viene de ser capaz de detectar patrones, analizar tareas, documentar sistemas y ejecutar procesos para liberar nuestro tiempo.

Sea con Make o con otra herramienta. La cámara no es la solución, es solo el instrumento.

Y, en mi caso, la automatización no es más que el camino para conseguir mi objetivo real: transformar tareas tediosas en tiempo libre.

Make no es más que el instrumento para conseguirlo. Si hablo tanto de ella es porque necesito un instrumento para canalizar lo que quiero contar.

Si se me avería el coche, me fastidiaría bastante.

Pero no me bloquea:

✅Puedo coger otro coche

✅O aprender a usar otro vehículo

Porque tengo claro qué camino seguir y mi destino. Conociendo el sistema puedes pivotar hacia otro punto según las circunstancias.

De nuevo mentalidad > herramienta.

Mentalidad Automatista

Me obsesiona tanto esta parte de adaptar el cerebro a la automatización que, desde la primera edición del Desafío Automatista, le dediqué toda la primera parte del curso a hablar de ello.

Sin herramientas. Solo un debate entre tu cerebro, tú y yo para aprender a generar ideas que te permitan automatizar tareas.

En el Desafío ya saben de qué va esto y me han llegado opiniones como estas de Chus o Alberto.

Así que decidí que esa clase tenía entidad propia. Y lo he transformado en un audiocurso centrado en la esencia de todo esto: las ideas.

✅ 10 clases en audio

✅ Centradas en mentalidad e ideas

✅ Sin robotizarte ni perder tu marca

✅ Sin pensar en cosas técnicas

✅ Vamos al qué y al porqué. El cómo vendrá luego.

Automatizar para humanizar

✅ ¿Objetivo? Aprender a ganar tiempo

Eso es Mentalidad Automatista.

¿Para quién? He respondido a mano más de 600 correos desde que lancé este proyecto y he podido descubrir así que hay un perfil automatista que no quiere aprender Make (al menos, de momento) pero sí quiere profundizar en la parte de automatización para descubrir qué puede automatizar en su día a día.

Si ese es tu perfil… échale un oído a este audio de presentación.

Yo mientras voy a ver si mando al elefante de vuelta a casa y puedo recolocar los planes de la semana.

Te escribo pronto, automatista! 👋

Santy.

PD: lo de por qué meto a tu cerebro como 3ª pieza del debate te lo cuento en el episodio 6. «Tu cerebro está haciéndote trampas y toca jugar con él».

PD2: si Make desaparece en 2 meses… ¿qué harías tú? Yo creo que lanzaría un servicio de migración de Make a la siguiente herramienta. Y tengo casi claro cuál utilizaría esta vez.

PD3: larga vida a Make, que se quede mucho tiempo 🤞

¿Tu primera vez por aquí?

Cada jueves envío un e-mail con un consejo accionable para mejorar tu relación con el tiempo y que puedas dedicárselo a lo que realmente importa.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Acepto la política de privacidad *