¿La autoescuela de las automatizaciones? no, gracias

Cada vez tengo más claro que nos hemos acostumbrado a buscar atajos y fórmulas para aprender, que no funcionan. Que el brasas de Yutú que se pasó todo el año pasado diciendo que “el inglés se enseña mal, y punto” tenía bastante razón.

El inglés (y casi todo) se enseña mal. Y punto.

Con las automatizaciones pasa lo mismo. Y yo he caído muchísimas veces en ese fallo preparando charlas y formaciones mal. Muy mal. Con el foco en el resultado y no en los procesos.

No sé si esto tiene un nombre, pero para mí es el síndrome de la autoescuela.

¿Te has sacado el carnet de conducir hace más de 4 o 5 años? Si te planto ahora un test delante de tu cara… ¿Serías capaz de aprobar el examen?

Mucha gente suspendería seguro (yo el primero). Porque ese trámite del teórico lo superamos como muchas otras formaciones:

→ Vemos ejemplos resueltos → Memorizamos soluciones → Replicamos en el mismo tiempo, forma y formato.

Y cuando cambia el contexto, a tomar por saco el aprendizaje.

Por eso, realmente a conducir aprendemos a cabezazos cuando entramos en el mundo de la práctica.

Porque las bases las hemos metido con calzador y no las hemos razonado.

❌ Casos concretos → ✅Patrones

❌ Herramientas → ✅Procesos

❌ Memorizar → ✅Razonar

❌ Olvidar → ✅Aprender

Con las automatizaciones pasa exactamente lo mismo. Mira estos dos procesos:

Hacen exactamente lo mismo: leer los adjuntos de un correo electrónico y volcarlo en Google Drive.

Siguiendo el método autoescuela, te enseñaría el primer caso con Gmail, te contaría al detalle cada punto y tú lo memorizarías tan bien, que al momento sabrías replicarlo.

Y saltaríamos a otro ejemplo. Para que tuvieras chopocientos ejemplos que poder mirar y tener la sensación de “yo controlo”.

Seguramente en cuando me diera la vuelta, el mundo real te viniera de golpe y, con solo cambiar Gmail por Outlook… tirara abajo el plan.

Mismo problema, ¿distinta solución?

En realidad, no. La solución que ves ahí es exactamente la misma. Si te alejas del caso concreto y detectas los patrones, necesitamos:

  • Conocer cómo recuperar una lista de correos.
  • Tener claras las estructuras de datos en las que se devuelve la información.
  • Saber recorrer los documentos adjuntos.
  • Detectar dónde se almacenan los valores que queremos recuperar.

Ahí ya sí tienes las herramientas (mentales) necesarias para solucionar el problema del mundo real y saber cómo afrontarlo si mañana también te cambian Outlook por la nueva herramienta de turno.

Y lo podemos accionar con un ejemplo (o con 10), pero teniendo clara la base: qué queríamos conseguir, para qué queríamos automatizar ese proceso y cuáles eran los patrones que nos íbamos a encontrar.

¿Y sabes lo mejor? Que no es mucho más complicado el segundo método que el primero.

Es más, tengo al menos 30 ejemplos de gente que ha empezado a automatizar procesos en menos de 15 días aprendiendo esos principios fundamentales.

Eso fue lo que me motivó a mantener la formación del Desafío Automatista: 4 semanas para aprender a detectar tareas automatizables y tener las bases necesarias para hacerlas realidad y multiplicar (sí, multiplicar) tu tiempo.

Aquí, todos los detalles del desafío

PD: perdón si hay autoescuelistas en la sala. igual en autoescuelas sí funciona a las mil maravillas el método y es la mejor forma de aprender. Pero está claro que no funciona para todo.

¿Tu primera vez por aquí?

Cada jueves envío un e-mail con un consejo accionable para mejorar tu relación con el tiempo y que puedas dedicárselo a lo que realmente importa.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Acepto la política de privacidad *