El big bang de toda automatización

A → B

Hablemos del origen…

De los primeros principios…

De la chispa que enciende todo…

Del paso cero que cualquier proceso automatizado debe tener

Hablemos de disparadores

(O triggers, según cómo vayas de inglishhh).

Por definición, los disparadores deberían ser aquellas acciones que desencadenan un proceso.

Digo “deberían” porque realmente no existe ninguna acepción similar en español y nos lo hemos traído del inglés.

Para la RAE lo que más se parece es desencadenar:

Dicho de un hecho, de un fenómeno o de una circunstancia: Que es causa inmediata de otro u otros

Es decir: qué tiene que ocurrir para que tu tu proceso (automatizado o no) arranque.

Ser capaz de identificar esas causas es uno de esos superpoderes que debes adquirir como automatista porque te permiten estructurar (y subdividir) muuuucho mejor tus procesos.

Y también detectar cuándo se podrá automatizar un proceso.

Haz esto cuando pase esto

Mi primer contacto con las automatizaciones fue con IFTTT. Una aplicación tremendamente sencilla y muy útil para entender el proceso de una automatización:

IFTTT → If This Then That

Es decir: si ocurre esto → haz esto otro.

Cuando suena el teléfono → Lo coges (yo no, yo suelo ignorarlo)

Si me llega un mail con adjuntos → Guárdalo en Dropbox

Si entra un nuevo lead → Avísame por Whatsapp

Si alguien compra un producto → Crea una factura

Bueno, ya paro. Creo que se entiende el concepto.

Todo lo que está a la izquierda son las causas/desencadenantes/disparadores/triggers con los que se inicia nuestro proceso.

El caso es que algunas herramientas como Make o Zapier van un pasito más allá y distinguen entre dos tipos de disparadores: los inmediatos y los temporales.

Cojo como referencia Make para contarte en qué se diferencian:

Disparadores inmediatos

Los disparadores instantáneos se ejecutan inmediatamente después de que ocurra una acción.

Es decir, que la acción que inicia todo viene “desde fuera”, como si nos tocaran al timbre 🛎️

Puedes usar como ejemplo cualquiera de los de arriba porque IFTTT funciona con disparadores instantáneos.

Disparadores temporales

Los disparadores temporales cambian el punto de vista.

Somos “nosotros” (o nuestra herramienta de automatización realmente) quienes iniciamos el proceso en un momento determinado.

Te cuento ejemplos, que se verá mejor:

El último viernes de cada mes → Recopila las facturas para la gestoría.

Todos los días a las 8 → Mándame un reporte de ventas del día de ayer.

Cada 5 minutos → Comprueba si hay nuevos pedidos que tramitar.

¿Se nota la diferencia? Ya no hay una causa “real” para iniciar el proceso. Se hace cuanto toca porque está planificado así.

¡Ojo!

El uso de uno u otro disparador va a condicionar el resultado de la automatización y cómo estructurarás el resto del proceso.

Incluso cuántos recursos (aka pasta 💵💵💵 ) consumirás.

De ahí que sea taaaan importante ser capaz de detectar correctamente los desencadenantes de tus procesos.

(Para automatizar y para la vida en general, dicho sea de paso )

Antes de irme te dejo pregunta para pillar: ¿Cuál de los dos disparadores es más eficiente? ¿Cuál sería tu criterio para utilizar uno u otro? (Suponiendo que tengas las dos opciones, que a veces no es así)

Te leo atento como siempre

Santy.

PD: el martes lanzaba una pregunta por Twitter sobre qué es lo primero que te viene a la cabeza al pensar en automatizar. Si no has respondido aún, me molaría leerte.

PD 2: otro día te cuento qué relación tienen los disparadores automáticos con los webhooks y los temporales con las APIs…

¿Tu primera vez por aquí?

Cada jueves envío un e-mail con un consejo accionable para mejorar tu relación con el tiempo y que puedas dedicárselo a lo que realmente importa.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Acepto la política de privacidad *